Las 7 fases del proceso de diseño web

0

Diseñar un sitio web tiene un proceso particular. Obviamente, todas las fases se adaptan al proceso de diseño pues finalmente el diseño web pertenece a este grupo, pero existen ciertas características propias que posee el proceso de diseño web cuando trabajas por encargo de algún cliente. En este artículo mencionamos las diferentes fases del proceso de diseño web y las explicamos una a una.

1) Entrevista con el cliente

El paso inicial en todo proyecto se trata de recopilar toda la información que sea necesaria de parte del cliente. Esto puede lograrse teniendo una reunión en persona con tu cliente, programando una teleconferencia por Skype (o cualquier otra plataforma similar) o enviando un cuestionario por correo a tu cliente.

Al recopilar está información, puedes conocer los objetivos de tu cliente, los motivos por los que ha encargado el proyecto, la percepción que tiene los usuarios, el mensaje que se desea comunicar, etc. Esta entrevista o reunión inicial te ofrece toda la información base que necesitas para el proyecto.

Estos datos deben ser evaluados y trasladados al brief. Este documento suele ser breve y sirve como una referencia que puedes utilizar cada vez que dediques horas de trabajo al proyecto.

Para poder crear un brief apropiado es necesario que hagas las preguntas adecuadas a tu cliente. A menudo, las preguntas directas podrían no ser suficiente así que prepara bien tus preguntas de manera que puedas tener una conversación fluida con tu cliente.

2) Investigación

Una vez que ya has organizado la información recogida en el brief para entender mejor el encargo y las necesidades del cliente, es momento de empezar la fase de investigación en donde debes considerar a los principales competidores de tu cliente, los beneficios del producto o servicio, las últimas tendencias, etc

Es probable que esta fase no sea tu favorita y requerirá de que analices datos. Una investigación siempre suele llevar tiempo, así que asegúrate de separar el tiempo necesario. Algunos datos podrás obtenerlos por parte del cliente. Por ejemplo, es probable que él tenga todos los datos sobre sus usuarios, así que si realizas las preguntas adecuadas en la fase previa, entonces ya cuentas con una pieza de información importante.

3) Desarrollo de wireframes

Cuando ya estás mucho más familiarizado con el negocio, puedes empezar con los primeros bocetos. La fase anterior te ha permitido entender más sobre los objetivos del cliente e incluso te ha proporcionado una serie de referencias visuales para el posible diseño. Pero de momento solo debes preocuparte por el layout y la organización de elementos.

Los primeros wireframes pueden ser tanto digitales como bocetos manuales. El objetivo es que puedas comunicar tu idea de forma efectiva a tu cliente, así que los primeros bocetos serán de baja calidad. Esto quiere decir que aún no se tomarán en cuenta el aspecto o gráfico o incluso las medidas exactas de la interfaz, aunque sí se considera el formato (ya sea vertical u horizontal).

Una vez que tengas algunas ideas y puedas conversarlas con el cliente, podrás convertir los bocetos a wireframes de alta calidad, en donde ya se tienen en cuenta las medidas exactas y se trabaja en base a guías.

4) Diseño de Mockups

En esta fase ya te ocupas de componentes gráficos como tipografía y color, ambos esenciales para un buen diseño. También puedes colocar imágenes a modo de muestra, pues las fotografías finales y el texto debería ser proporcionado por el cliente. Si el cliente no te ha enviado el archivo con el texto, entonces puedes colocar texto de prueba para ciertas zonas, pero lo ideal es que tengas todo el contenido antes de hacer la versión final.

Sin embargo, todo depende del tiempo con el que cuentes para el proyecto. En ciertas ocasiones podrás buscar imágenes que ayuden a crear cierto entorno y que vayan acorde al diseño y mensaje. Estas no serán las imágenes finales, son solo pruebas, pero pueden ser útiles para ayudar a comunicar la idea  a tu cliente. Pero si tienes poco tiempo para la entrega, es recomendable no tomarse tanto tiempo buscando fotografías, pues los elementos que deben estar definidos son las fuentes y el formato de las mismas, así como la barra de navegación y colores que se emplearán en todas las secciones.

5) Prototipos

Los prototipos hacen referencia a elementos interactivos. Hasta el momento, los resultados generados en cada proceso han sido estáticos. Es en esta fase en donde se puede dar una muestra de la interactividad del sitio web y la experiencia que ofrecerá a sus usuarios. Como se tratan de prototipos, no son el diseño final, pero sí que se encuentran bastante cercanos tanto al diseño como a la interactividad que presentará el sitio web cuando se lance.

Se utilizan los prototipos usualmente para realizar pruebas de usabilidad y verificar si todas las interacciones están funcionando. Tal vez, implementar un efecto específico en el sitio te ha parecido una buena idea, pero notas que al probarlo en el prototipo se generan problemas de usabilidad. De esta manera, puedes idear un plan alternativo.

6) Desarrollo en HTML y CSS

Aunque es posible que los prototipos se hayan desarrollado en HTML y CSS, no siempre es el caso. Dependiendo del tiempo que tengas disponible, tal vez prefieras realizar prototipos en otro tipo de herramienta. O consideres que es mejor empezar con el código si finalmente tú vas a ser el encargado de trasladar ese diseño en PSD u otro formato a HTML. Todo depende de tus preferencias.

Ya que has realizado las pruebas respectivas de usabilidad, tienes una idea clara sobre el tipo de interacciones y efectos que puedes aplicar, de manera que el traslado del diseño a HTML puede darse sin dificultades mayores.

7) Lanzamiento

Aunque aparentemente en la etapa anterior el proceso de diseño web parece que ha finalizado, a cara con el cliente queda una fase más que realmente importa. Se trata de asegurarse que el sitio web funcione adecuadamente. Es obvio que ya has realizado todas las pruebas, así que la respuesta a esta pregunta debe ser positiva, pero es parte de ofrecer un mejor servicio a tus clientes al preguntarles si todo funciona correctamente tras el lanzamiento. De esta manera, tu cliente sabe que realmente te preocupas por su empresa y si todo va bien, es posible que te contrate para proyectos futuros o te recomienda a sus conocidos. Y no hay forma más efectiva de marketing que la recomendación boca a boca.

Comparte este post.
Artículos Recomendados Para Tí:

Escribe tu comentario