¿Por qué es mejor optar por un sitio web responsive en vez de una app?

0

Hace unos años atrás, los teléfonos móviles servían solamente para ponerse en contacto con otras personas mediante llamadas o mensajes de texto. Algunos de estos móviles incluían una librería de música, capacidad para escuchar radio al colocar los auriculares, alarma, calculadora y una serie de juegos sencillos. De modo que no sólo podías contactarte con otras personas, sino también pasar el rato al escuchar música o jugar algún juego mientras esperas por el transporte que te lleve a casa. Ahora, los dispositivos móviles son pequeños ordenadores portátiles que permiten a los usuarios conectarse a internet y utilizar una serie de aplicaciones. Este cambio en la tecnología ha cambiado también los hábitos y expectativas de los usuarios, de modo que no queda otra opción que los negocios se adapten a dichos cambios.

Debido a todas las oportunidades que se han abierto gracias a los dispositivos móviles, muchas empresas consideran crear su propia aplicación móvil como parte de una estrategia de marketing. Si es una aplicación sencilla pueden hacerlo mediante plataformas que ofrecen servicios para crear apps sin necesidad de saber nada sobre Swift o Java. Por otro lado, si la aplicación es más complicada, tal vez sea necesario contratar a diseñadores y programadores que formen parte del proceso.

Aunque crear una aplicación móvil puede ser positivo y beneficioso para tu empresa, debes asegurarte de crearla por los motivos adecuados. En este artículo te mencionamos cuáles son esos motivos y por qué en ciertos casos es mejor optar por un sitio web responsive en vez de una aplicación móvil.

Motivos principales para crear una aplicación móvil

Una aplicación móvil debe tener un propósito específico y distinto al de un sitio web. Así que crear una aplicación móvil en vez de un sitio web puede ser una decisión no muy acertada. Requerirá de una inversión de tiempo y dinero y si la aplicación no tiene un propósito claro y es realmente útil para tus usuarios, entonces no vale la pena tomarse la molestia.

Básicamente existen dos posibles escenarios en los que sería totalmente válido crear una aplicación móvil y hacer que sea realmente útil y exitosa. Los mencionamos a continuación:

Se ofrece la aplicación como una opción adicional para fidelizar usuarios

Un claro ejemplo de este escenario son las redes sociales. Muchas de ellas cuentan con un sitio web y una aplicación móvil. En ambas, los usuarios pueden acceder y realizar una serie de acciones como revisar la página de inicio, publicar, enviar mensajes, etc. Se ofrece la opción a los usuarios de descargar la aplicación y recibir notificaciones en cualquier momento, así como publicar contenido sin importar el lugar. Es una opción que satisface a los usuarios más fieles a dicha aplicación pues es obvio que de esta forma el usuario tiene un acceso ilimitado a la plataforma.

Otro ejemplo pueden ser servicios como Netflix. Se puede acceder desde diversos dispositivos, pero en ciertos casos es práctico tener la aplicación en dispositivos móviles para poder utilizarlo en conjunto con Google Cast y poder ver películas y series en televisores que no tienen conexión a internet. O tal vez los usuarios prefieren verlo en su tabletas por una cuestión de comodidad. Sin importar la razón, se da la opción a los usuarios pues es parte del servicio que se ofrece en Netflix: la capacidad de acceder y utilizarlo en diversos dispositivos.

El servicio sólo ofrece mediante la aplicación

En algunos casos la aplicación es el único medio para interactuar como es el caso de la popular plataforma Snapchat. Esta red social cuenta con una página oficial en donde se explica el uso y se dirige a los usuarios a las tiendas respectivas para descargar la aplicación. Ese es el único propósito que posee el sitio web de esta red social pues su uso específico no es muy apto para ordenadores. Por lo tanto, es necesario que exista una aplicación para móviles ya que su uso es exclusivo para estos dispositivos.

Como ves, en ambos casos la aplicación tiene un propósito específico y en muchos casos el servicio ofrece como característica principal o adicional su uso en dispositivos móviles.

Otros problemas comunes

Adicionalmente a que se cumplan estos requisitos para poder crear una aplicación que realmente pueda tener éxito, existen otros factores a tener en cuenta:

Bajo volumen de descargas

Es fácil dejarse llevar por el éxito que han tenido aplicaciones como Uber como única prueba de que es necesario para cada empresa contar con una aplicación móvil. Como ya hemos podido apreciar, las aplicaciones más exitosas cumplen con alguno de los escenarios previamente descritos. En ambos casos, todo depende de la utilidad de las aplicaciones y del grado de fidelidad de los usuarios. Y para construir esa fidelidad es necesario realizar acciones adicionales, probablemente se trate de marcas ya reconocidas y con una base estable de clientes que confían en estas marcas.

Otro punto a considerar es que la competencia en el mercado de aplicaciones móviles es bastante dura. Las aplicaciones más populares usualmente provienen de marcas ya reconocidas como Facebook, Spotify, Instagram, WhatsApp, etc. Superar el número de usuarios y descargas que poseen estas aplicaciones es todo un reto. Para poder alcanzar cierto grado de reconocimiento en estos mercados es necesario que ofrezcas algo realmente original a tus usuarios.

Poco grado de fidelización

¿Recuerdas la última vez que descargaste una aplicación? ¿Recuerdas cuánto tiempo la utilizaste antes de borrarla? Los usuarios promedio no suelen descargar muchas aplicaciones. Tal vez lo hacen al momento de buscar alguna aplicación que cumpla con todos los requisitos que consideran importantes, pero finalmente sólo se quedan con una antes de borrar todas las que habían probado previamente. Eso es lo que hacen los usuarios, prueban una aplicación, evalúan si realmente la utilizarán a menudo y de lo contrario, la descartan.

Incluso en el caso de juegos, se debe estar actualizando constantemente u ofrecer una gran cantidad de niveles para que el usuario siga jugando. Es posible también que se aburra de lo repetitivo que es cada nivel o la imposibilidad de pasar los niveles más avanzados y finalmente borre la aplicación al hacer una revisión de las aplicaciones que tiene instaladas.

Optar por un diseño optimizado para móviles

Muchas empresas optan por una aplicación móvil como una estrategia de marketing. Pero como ya vimos, es necesario que la aplicación tenga un propósito y una utilidad para tus usuarios, en particular si estás pensando invertir dinero en un proyecto como éste. Si la empresa ofrece algún servicio y desea llegar también a usuarios móviles, entonces es mejor usar ese presupuesto en optimizar el sitio web para dispositivos móviles. Es poco probable que los usuarios busquen algunas empresa en el directorio de Google Play, por el contrario, realizarán la búsqueda en su navegador predeterminado en móviles.

Por otro lado, si realmente quieres una aplicación móvil para tu empresa, no debes dejar de lado el sitio web para móviles. Es decir, debes tener tanto un sitio web optimizado para diversos dispositivos como una aplicación móvil. Esto, por supuesto, requiere de un mayor presupuesto. Recuerda además que debes ofrecer una función adicional en la aplicación. Si se trata de una tienda online puede ser el hecho de obtener descuentos especiales o un sistema de puntos mediante la aplicación para fomentar su uso. Sin embargo, en la mayoría de casos, un sitio web optimizado para móviles será suficiente para satisfacer las necesidades de tus usuarios.

 

Comparte este post.
Artículos Recomendados Para Tí:
>