5 características clave de toda gran interfaz de usuario

0

El diseño de una interfaz de usuario es un proyecto que debes haber realizado a menudo, incluso si no te consideras un experto pues en la actualidad existen los diseñadores de interfaz de usuario que trabajan en conjunto con diseñadores de experiencia de usuario para crear una gran interfaz de usuario que sea intuitiva y funcional.

Sin embargo, no todas las empresas cuentan con los recursos para contratar a estos especialistas así que simplemente buscan un diseñador web. Como tal, debes conocer sobre estos temas pues son esenciales al diseñar cualquier interfaz, se trate de un sitio o una aplicación web. Así que en este artículo te mencionamos las características clave que posee toda gran interfaz de usuario, de manera que las puedas tener en cuenta en tu próximo proyecto.

Simpleza

Todos los elementos que se incluyen en una interfaz son necesarios. Este es un hecho que debes considerar al momento de crear cualquier interfaz, se trate de un sitio web o una aplicación. Tener esto en mente te permitirá analizar cuidosamente tu interfaz y eliminar aquellos elementos que no tengan un propósito en el sitio web o aplicación.

La simplicidad de tu interfaz permite que el usuario pueda usarla de forma fluida. Si bien añadir características y contenido adicionales a tu aplicación puede ser tentador, debes preguntarte si realmente dicha función es necesaria para el usuario. Más que sorprender al usuario con la cantidad de funciones que ofrece tu aplicación o interfaz, asegúrate que cada una de esas funciones tenga un propósito específico y mejore la experiencia de usuario.

Claridad

El propósito de una interfaz es la interacción entre un sistema o plataforma y los usuarios. La interacción debe ser lo más fluida posible y uno de los factores que facilita la interacción es una comunicación clara entre los usuarios y el sistema. Es por esta razón que el proceso de aprendizaje debe ser lo más sencillo posible, caso contrario es probable que abandonen tu aplicación o sitio web.

Para mejorar la claridad de tu interfaz debes colocar textos precisos a botones, por ejemplo. No sólo nos referimos a los botones de llamada a la acción, sino también nombrar apropiadamente los elementos del menú y cualquier otro contenido textual que posea la interfaz.

Aparte de considerar la claridad, debes procurar que los mensajes sean concisos. Tu usuario espera poder navegar rápidamente la página. Si no eres conciso en tus mensajes, los usuarios no los leerán y afectará de forma negativa la experiencia de usuario.

Coherencia

Para evitar que el usuario se confunda al ver diferentes patrones en cada pantalla de una misma aplicación o interfaz web, deberás aprender a mantener cierta coherencia en la interfaz. Para ello, los elementos fijos deben conservarse en su sitio. Por ejemplo, mantener el logo siempre visible en el sitio que has determinado en el pantallazo inicial es una buena práctica ya que, tanto el logo como la barra de menú son elementos que se encuentran en todas las páginas que conforman el sitio web. Además, la barra de menú es un componente esencial de todo sitio y aplicación móvil pues permite al usuario navegar por diferentes secciones.

De esta forma, al aprender los patrones que existen una pantalla, pueden avanzar a otras pantallas sin mayor problema y no es necesario que aprendan una y otra vez a controlar las diferentes pantallas de una misma aplicación o sitio web.

Algunos factores que permiten la coherencia en una interfaz es el tratamiento de las imágenes, las fuentes, el lenguaje y tono de comunicación, el uso de los colores, la ubicación del menú y el logo, entre otros.

Familiaridad

La interfaz debe ser intuitiva y ser familiar para los usuarios. De esta manera, aprenden a manejarla rápidamente. Esta característica es esencial en toda interfaz pues de lo contrario los usuarios se frustran y pierden el interés. Si se trata de un sitio web, es probable que tu tasa de rebote incremente y pierdas la oportunidad de conseguir clientes potenciales. Si se trata de una aplicación web o móvil, tienes mucha competencia y es probable que los usuarios busquen otras opciones que sean más sencilla de usar. En una aplicación es mucho más crucial que la interfaz se mantenga familiar para que el usuario pueda aprender a controlarla lo más rápido posible y sin mayores dificultades.

Para poder tener una interfaz que se sienta familiar debes emplear iconos universales como el hamburger menu en aplicaciones móviles e incluso en interfaces web de ser necesario. También debes mantener ciertos elementos en sitios específicos, por ejemplo, el logo en un sitio web se suele colocar en la parte superior izquierda y se enlaza con la página de inicio, a pesar que el botón de “Inicio” sea uno de los elementos del menú.

Rapidez

Todas las características mencionadas previamente permiten que el usuario pueda navegar y aprender a controlar la interfaz más rápidamente. Si bien la claridad y la simplicidad permiten que el usuario pueda “leer” la interfaz rápidamente, es importante que esa velocidad también debe ser reflejada cada vez que el usuario realiza alguna acción. Es decir, la respuesta que debe obtener debe ser prácticamente inmediata.

Para evaluar la eficacia de tu interfaz debes analizar una a una cada tarea que el usuario puede realizar mediante la interfaz. Tras este análisis podrás saber en cuántos pasos y en cuanto tiempo el usuario puede completar alguna tarea específica. Si el tiempo en el que se completa alguna tarea se extiende más de lo esperado, entonces deberás crear soluciones para que dicho proceso se pueda completar en menos pasos.

La rapidez también debe ser evaluada en el tiempo de respuesta de la propia aplicación. Como ya debes saber, el tiempo de carga de una página puede ser un factor determinante de su éxito y si la interfaz tarda demasiado en cargar es probable que los usuarios abandonen el sitio web o aplicación sin pensarlo dos veces.

En conclusión…

Todas las características mencionadas en este artículo cumplen un solo propósito en una interfaz de usuario: habilitar una interacción sencilla y rápida entre el sistema y los usuarios. Este debería ser uno de tus objetivos al diseñar cualquier interfaz de usuario. Para ello debes prestarle atención a una serie de detalles desde el layout hasta el puntaje y estilo de las fuentes.

Comparte este post.
Artículos Recomendados Para Tí:
>