Recomendaciones para crear encuestas que sean sencillas para tus usuarios

0

Las encuesta online son una forma efectiva de medir la satisfacción del usuario y realizar investigaciones de marketing sobre un nuevo producto. Asimismo, las encuestas online ofrecen una serie de técnicas que no son posibles en otro tipo de encuesta de modo que permitan añadir interactividad. Puedes incluso añadir imágenes y videos para que tu encuesta sea más interactiva, así como incluir animaciones.

Sin embargo, a pesar de todos los recursos que puedes añadir para mejorar la interactividad de tu encuesta, existen muchos usuarios que optarán por no contestarla pues lo ven como una pérdida de tiempo. En este artículo te damos una serie consejos para crear encuestas que sean sencillas para tus usuarios, de manera que tendrás más posibilidades de que sean contestadas.

Incluye una breve introducción

Ya que las personas realizan la encuesta sin obtener algo a cambio y están invirtiendo tiempo valioso en ella, no está de más colocar una pantalla introductoria que indique para que servirá la encuesta. Si corresponde a la mejora de servicios o atención, los clientes tal vez se sientan más decididos de responderla. E incluso si no tiene este propósito, nunca está de más ofrecer esta información, así los participantes saben exactamente de qué se trata la encuesta.

Asimismo, incluir el logo de la empresa y el número de minutos aproximados que tomará completarla son datos esenciales. Los participantes tendrán más confianza en la empresa si añades estos datos, además incluir el tiempo en que la encuesta puede ser completada puede ser beneficioso para ti pues si sólo toma un par de minutos, más personas estarán dispuestas a participar.

Escribe preguntas cortas y claras e instrucciones simples

Ya que una encuesta debe ser sencilla de contestar para los participantes, evita realizar preguntas largas. Verifica cómo puedes enunciar de forma corta cierta preguntas. Nunca está de más que revises tus preguntas para comprobar si realmente se pueden entender rápidamente.

Las instrucciones, al igual que las preguntas, deben ser concisas. En muchos casos, las preguntas de la encuesta deberán ser contestadas utilizando sliders, casillas de verificación o algún otro sistema que permitirá que sea contestada de forma más sencilla. Pero de nada sirve implementar dicho sistema si las instrucciones no son claras y terminas confundiendo a los encuestados.

Ordena y agrupa tus preguntas

Ordena tus preguntas de forma lógica, tal como se hace en los formularios web. Toda la información relacionada al usuario como nombre, apellidos y edad se encuentran en una sección, mientras que en otra puedes encontrar datos sobre la dirección de facturación y la tarjeta de crédito asociada. Emplea este mismo método al momento de ordenar las preguntas de tu encuesta. Asimismo, empieza por la información más general hasta la más específica, de manera que las preguntas comunes como edad, sexo, país, etc. se pueden ubicar al inicio de la encuesta y poco a poco irás añadiendo preguntas particulares sobre el servicio o asunto que se trate en tu encuesta.

No sólo basta con agrupar preguntas por tema sino se hace esta distinción de forma visual. Puedes añadir una línea para dividir cada sección, nombrar cada una de esta y colocarla como título, así como incrementar el espacio entre sección y sección para que el usuario sepa exactamente en que sección se encuentra, cuántas ha completado, etc. Toda esta información puede ofrecerse de forma visual.

Evalúa la longitud de tu encuesta

Es un hecho que los usuarios prefieren encuestas cortas. Una encuesta que consideren larga o en la que deban rellenar demasiada información será una molestia para ellos y preferirán evitarla. Así que debes tomar una serie de medidas para evitar que tus encuestas sean demasiado largas. La primera medida a tomar e verificar que sólo se realizan las preguntas que son absolutamente necesarias. Cualquier información adicional deberá ser descartada o podrías mantenerla como pregunta pero no calificarla como obligatoria para el envío del formulario.

La segunda medida que puedes tomar es evaluar qué sistema es el adecuado para cada pregunta. Los campos donde los participantes deben ingresar información de forma manual son en general los más evitados por los usuarios, así que si a tus preguntas puedes aplicar casillas de verificación, sliders, menús desplegables, etc. te recomendamos hacerlo para hacer el proceso más sencillo para los usuarios participantes.

Por último, si aún así, tu encuesta es larga, puedes disimular este hecho no sólo seleccionando sistema adecuados, sino también mediante el diseño. Puedes añadir diferentes ventanas o sliders en la encuesta web para evitar introducir toda la información en una sola página. Esta técnica dará la impresión de que la encuesta es corta, particularmente si mantienes un diseño limpio en cada diapositiva.

Agradece a los usuarios por participar en la encuesta

Una vez que el usuario termina la encuesta es una buena idea añadir una diapositiva o pantalla adicional en donde les agradezcas por su participación. Este será un bonito detalle y sin duda se sentirán mejor al saber que reconoces lo valioso de su tiempo y cómo ha sido invertido para finalizar la encuesta. En cuestión de diseño, no te cuesta nada añadir una pequeña frase de agradecimiento, así que asegúrate de hacerlo en tu próxima encuesta.

Asegura a los participantes sobre la seguridad de la información que han compartido

Algunos usuarios pueden ser más cuidadosos que otros al compartir cierta información en la web. Así que no está de más incluir una afirmación sobre la seguridad de sus datos. En algunas encuestas se menciona incluso que se mantendrá el completo anonimato de los participantes, pero aparte de esta afirmación, es una buena idea incluir una aseveración sobre la seguridad de la información que van a compartir. Esta es una manera de incrementar la confianza que sientes los usuarios y se sentirán más inclinados a completar la encuesta.

Realiza pruebas antes de lanzar tu encuesta

Un vez que tienes finalizada tu encuesta puedes evaluarla antes de lanzarla. Para ellos puedes pedir a algunos compañeros que realicen la encuesta y que te den comentarios al respecto. Podrías llegar a descubrir que muchas de las preguntas lógicas que habías añadido no son tan fáciles de entender como imaginabas o que hay preguntas que aparentemente no tienen relación. Incluso puede que encuentres que hay preguntas que deben ser movidas a otra sección.

Si bien es una buena práctica evaluar y revisar tu encuesta, ya que tu conoces sobre el tema puede que pases por alto diversos detalles importantes y sin duda obtener retroalimentación por parte de otras personas que no han estado involucradas en su diseños puede ser una revelación.

Comparte este post.

Escribe tu comentario