Prácticos consejos para mejorar la tipografía en tus diseños

1

Seleccionar una fuente en un diseño puede ser una tarea a la que debas dedicar más de unas horas. Después de todo, debes tener muy en claro los objetivos del diseño y realizar búsquedas en diferentes librerías. Asimismo, se debe considerar la legibilidad y una serie de factores al seleccionar fuentes. Incluso cuando ya se han elegido las tipografías para un diseño, al momento de aplicarlas no es tan sencillo como pensabas pues debes establecer un sistema o guía de estilo para estas tipografías.

Así que, como ves, elegir y aplicar tipografías en un diseño no es una tarea sencilla. Sin embargo, no es imposible. Simplemente hay que tener mucha paciencia para revisar todos los aspectos necesarios.

Aunque gran parte de aplicar tipografías se aprende en la marcha, mientras más proyectos tengas a tu cargo, hay una serie de consejos prácticos que podrían serte de ayuda. En este artículo te los mencionamos para que seas capaz de mejorar la tipografía de tus diseños.

Tener en cuenta el mensaje y la audiencia

Cada fuente posee una personalidad propia. El grosor de sus bastones, el detalle de sus serifas, al observar todas sus características se puede notar como se transmite cierta personalidad. Por esta razón, las fuentes son importantes y poderosos elementos en un diseño y deben ser elegidos cuidadosamente. Así que antes de decidir por la fuente que te parezca más moderna o genial, asegúrate que tienes en claro el tipo de diseño que deseas crear y el mensaje a transmitir.

Si de momento no tienes el texto específico a colocar en el diseño, entonces apunta en un papel las características del diseño y el mensaje general que deseas comunicar. Estos dos elementos te servirán para poder elegir sabiamente tus fuentes.

Adicionalmente a conocer el mensaje a transmitir, debes asegurarte de tener en cuenta al público objetivo. Diseñar para niños o adolescentes es distinto a hacerlo para un público adulto y las decisiones de diseño que tomes dependen mucho del público objetivo, así que no sólo consideres el mensaje, sino también a tu audiencia.

Tener en cuenta el soporte

El tamaño es otra característica que debes tener en cuenta al momento de colocar texto en un diseño. No sólo por la legibilidad de tus textos, sino también por el tipo de soporte. Existen ciertas guías de tamaños de fuente para la web, por ejemplo, un tamaño que se suele considerar ideal para cuerpo de texto en la web es de 15 a 20 pixeles, aunque este número varía y depende de la tipografía que hayas elegido para tu diseño.

Por otro lado, en diseños impresos se debe considerar el tamaño de la composición. Por ejemplo, el tamaño de fuente de una tarjeta de presentación no será el mismo que el de un afiche. En un afiche se cuenta con un mayor espacio para diseño y debido a que debe ser visto a una mayor distancia se empleará un mayor puntaje. Asimismo, es probable que debas realizar pruebas impresas para verificar que no existen problema de legibilidad. En muchos casos, la visualización en ordenadores no se compara a los soportes impresos, así que es necesario que realices pruebas impresas.

Establecer una jerarquía tipográfica

En toda composición existe una jerarquía visual que permite una mejor lectura del diseño. En la tipografía también se aplica este tipo de organización y se le conoce como jerarquía tipográfica. Este tipo de jerarquía permite que el contenido esté mejor organizado y sea más sencillo de escanear y se emplea no sólo en la web sino en publicaciones impresas como diarios, revistas, boletines, afiches, entre otros.

Para poder establecer una jerarquía tipográfica usualmente se diferencian los diferentes tipos de texto que se pueden encontrar en un diseño como título, subtítulo y cuerpo de texto. Estos son los tres tipos de texto básicos que se encuentran en un sitio web, aunque en ocasiones puedes distinguir otros como citas, por ejemplo.

Una vez que distingas cada tipo de texto deberás asociarle un orden de importancia a cada uno. Después de este proceso será más sencillo establecer un estilo para cada elemento que forma parte de tu jerarquía tipográfica.

Limitar el número de tipografías y estilos

Existen una gran cantidad de fuentes gratuitas que puedes emplear en proyectos personales e incluso algunas de ellas que puedes utilizar en proyectos comerciales. Asimismo, existen fuentes de pago exclusivas en diversas librerías. En general, hay una gran variedad de tipografías que puedes utilizar en tus diseños y buscar una adecuada puede ser una tarea que te tome muchas horas.

Aunque existan una gran cantidad de fuentes increíbles, no puedes utilizarlas todas en un diseño. De hecho, es recomendable no usar más de 3 fuentes en un diseño, a menos que se trate de una composición tipográfica e incluso en estos casos muchos diseñadores pueden lograr un excelente diseño con sólo 2 ó 3 fuentes.

Al utilizar un mayor número de fuentes, se pierde la coherencia en el diseño y se puede llegar a confundir al usuario. Puedes lograr un buen diseño incluso con una sola familia tipográfica que posea estilos o variaciones, pero tampoco es buena idea excederte en el uso de estilos.

Asegúrate que tu texto sea legible

Aunque la tipografía es un elemento esencial de todo diseño, interactúa con otros elementos, en particular con el fondo. En algunos casos el fondo posee un color plano, una fotografía, un patrón o incluso una textura. En todos estos casos, el texto debe destacar siempre y si bien en algunos casos es más sencillo lograr un contraste ideal entre el fondo y el texto, en otros puede llegar a ser problemático.

En diseño donde se emplea un color plano como fondo sólo debes asegurarte de elegir un color que contraste lo suficiente para que el texto destaque. Por otro lado, cuando se utilizan fotografías, texturas o patrones como fondo, el texto puede perder legibilidad. Existen una serie de técnicas que puedes emplear, pero una de las más empleas es colocar un recuadro alrededor del texto. A menudo este elemento presenta una ligera transparencia para que se note también parte del fondo.

En conclusión…

Existen diversos factores que debes tener en cuenta al aplicar tipografías en tus diseños. De lo contrario no puedes hacer uso de ellas de forma efectiva y esto afecta el resultado final de tus diseños. Para poder mejorar la tipografía de tu diseño no sólo hace falta tener en cuenta todos estos factores, sino también practicar y estar atento a los detalles para que vayas desarrollando cierto sentido al elegir y aplicar fuentes.

Comparte este post.

1 Comment

  1. Me gustaria saber si aulaformativa tiene dentro de lo ofertado, certificación del seminario, tutorial, curso, que se haya realizado con ustedes. Gracias

Escribe tu comentario