Claves para una correcta autoevaluación de tus proyectos de diseño

0

Trabajar como freelance puede tener una serie de beneficios, pero así como tiene ventajas, también posee desventajas. Una fracción de estos inconveniente están relacionados al hecho de trabajar en equipo y la más desventaja más evidente en este aspecto sería el hecho de no poder generar ideas con grupos de personas que tienen diferentes experiencias y perspectivas. Pero esto también implica que no obtienes comentarios o críticas para tus ideas, bocetos y avances. Por lo tanto, debes ser tu propio crítico.

Con algo de práctica es posible desarrollar esta habilidad y dar una autoevaluación justa a tus propios proyectos de diseño. Por supuesto, puedes presentar algunos inconvenientes al inicio ya que no estás acostumbrado, pero definitivamente es posible. En este artículo te mencionamos algunos consejos clave para una buena autoevaluación de tus propios proyectos de diseño.

Analiza si el diseño se alinea a los objetivos del cliente

Se suele decir que el diseño se trata de buscar soluciones a los problemas presentados por el cliente. Y en gran medida, esta es una enunciación cierta. El cliente presenta una solicitud y requiere un diseño. Depende de los diseñadores hacer las preguntas adecuadas, descubrir los objetivos del cliente y aplicar conceptos de diseño aprendidos y necesarios en una composición.

Así que, para empezar a evaluar tu diseño debes preguntarte su realmente ayuda a cumplir con los objetivos descritos por el cliente. Revisa nuevamente el brief que has redactado para este cliente y analiza de qué manera se fortalecen los objetivos del cliente mediante el diseño que has ideado. Si el mensaje es claro y definitivamente el diseño está directamente relacionado al propósito del cliente, entonces vas por buen camino y tal vez sólo necesitas realizar una revisiones básicas. Pero el concepto bajo el cuál has trabajado parece ser el correcto.

Distánciate del proyecto momentáneamente

Uno de los grandes retos al momento de evaluar y criticar tus propios diseños es que siempre estás bastante involucrados en el proceso, desde el inicio hasta el final. Si es un proyecto grande, es probable que hayamos pasado semanas trabajando en el mismo. En este tipo de situaciones, evaluar tu diseño puede ser una tarea difícil.

Para estos casos es mejor distanciarse del proyecto para poder observarlo con “nuevos ojos” cuando lo miremos de nuevo. Podría ser que te tomes un fin de semana sin pensar si quiera en el proyecto. Luego, el día lunes, lo puedes retomar a primera hora o incluso en la tarde si tu cronograma de trabajo lo permite. Una vez que veas el diseño después de varios días comenzarás a detectar algunos errores. Si puedes ponerte en el lugar de los usuarios e incluso interactuar con el diseño como ellos lo harían entonces podrás analizar adecuadamente diversos aspectos de tu diseño, en particular la experiencia de usuario. Analiza si los botones de llamada a la acción son legibles y funcionales, así como otros elementos importantes de navegación.

No olvides analizar los conceptos teóricos aplicados en tu diseño

Es indudable que empleas conceptos teóricos de diseño cada vez que empiezas un nuevo proyecto. En algunas ocasiones, utilizas estos conceptos de manera natural, sin realmente pensar en ellos y cómo se favorece al diseño al emplear cada uno de ellos pues ya estás acostumbrado a estas nociones y se han convertido en parte natural de tu proceso de diseño.

Si ese es el caso, te recomendamos detenerte un momento a pensar en los diferentes conceptos de diseño que utilizas y cómo se relacionan a tu diseño. De esta manera, podrás saber exactamente si los estás usando de forma efectiva. A continuación, te mencionamos algunos de estos conceptos:

  • Color
  • Espacios en blanco
  • Tipografías
  • Balance
  • Alineación
  • Contraste
  • Pesos visuales
  • Jerarquía

Estas son solo algunas de las nociones de diseño que seguramente ya conoces y empleas en gran parte de tus diseños. Sin embargo, siempre es positivo revisar cada uno de ellos para verificar si realmente los estás utilizando de forma efectiva en tus composiciones.

Preguntas clave que debes considerar

Existen una serie de elementos que conforman parte de un diseño y factores a considerar al momento de evaluar tus proyectos de diseño. En algunos casos, estos elementos son comunes en cualquier diseño como el color o la tipografía, mientras que en otros proyectos existen elementos específicos a cierto tipo de proyecto como puede ser un botón CTA, por ejemplo. Sin embargo, existen algunas preguntas que puedes hacerte a ti mismo para que el proceso de autoevaluación sea ligeramente más sencillo.

  • ¿El diseño funciona según los objetivos del cliente y el público objetivo al que va dirigido? En este caso, se deja de lado la armonía que el diseño pueda poseer pues si no se ha realizado teniendo en cuenta los objetivos del cliente, entonces es poco probable que el diseño tenga éxito.
  • ¿Es el diseño funcional y usable? En cada uno de tus proyectos de diseño debes considerar la claridad del mensaje a transmitir. Asimismo, también debes evaluar la composición y verificar si el diseño es de “fácil lectura” y si se cumple con un orden lógico. En este caso se evalúa el layout, la disposición de los elementos, la jerarquía y pesos visuales, entre otros útiles conceptos de diseño.
  • ¿Se ve a la moda? Aunque es necesario que el diseño cumpla con los estándares de diseño web, por ejemplo, si se trata de una interfaz, no implica necesariamente que se deben seguir las últimas tendencias de diseño como el Material Design. Sin ningún problema se puede aplicar otro estilo y el sitio puede lucir igual de moderno pues se siguen con ciertas normas y estándares establecidos. Por otro lado, si empleas alguna tendencia de diseño, asegúrate que realmente se empleado con un propósito claro y no solo porque está de moda.
  • ¿Cuál es el mensaje a transmitir? Aparte de tener en cuenta el objetivo del cliente, debes considerar el mensaje que se desea comunicar con el diseño. El mensaje debe ser bastante claro, para evitar confundir al usuario. En estos casos se evalúan los textos, la alineación, la jerarquía tipográfica, la utilización de fotografías y colores, así como otros elementos que ayudan a reforzar el mensaje.

Estas cuatro preguntas te permiten evaluar el diseño en diferentes niveles, sin mencionar que puedes analizar el uso de una serie de elementos y conceptos teóricos relacionados a una correcta composición y diseño.

En conclusión…

Aprender a detectar errores y evaluar tus propios diseños es una habilidad que debes aprender al trabajar como freelance. De hecho, analizar cualquier tipo de diseño y sustentar por qué creemos que es bueno y cumple su objetivo es esencial para cualquier diseñador. Si estás acostumbrado a esta práctica para proyectos ajenos, estamos seguros que puedes aplicar esta misma lógica en tus propios proyectos, se traten de encargos de clientes o proyectos personales.

Comparte este post.

Escribe tu comentario